Saltar al contenido.

Rufus T. Firefly, el corto ayer

Rufus T. Firefly volvía ayer a Lleida – en la Sala Manolita -, después de casi nueve años después que les pudiéramos ver debutar en el lejano Live Sesions Day y cinco años después en el Cafè del Teatre, y cada vez los arancetanos capitaneados por Julia Martín-Maestro y Víctor Cabezuelo junto a Carlos Campo, han ido perfeccionando el sonido que les define.

Ya no basta con hablar de ellos como exponentes o referentes de la psicodelia ibérica, con ciertos toques ácidos y garajeros que les define, ya que en su nuevo trabajo ‘El Largo Mañana‘ (Lago Naranja Records, 2021) le han dado una vuelta de tuerca más y bajo la producción de Víctor Cabezalí – el cuarto Rufus -, añaden el groove procedente de la década de los 70 a su particular sonido.

Y en los surcos de su nuevo trabajo se basó el concierto de los nuevos Tame Impala (visto en twitter), desfilaron Torre de Marfil – que abríó el concierto tal y como abre también el disco -, Tempelhof, El Largo Mañana y Esta Persona No Existe – el tema que está editado en el formato físico pero no en digital, y que sirvió para hacer un alegato a la necesidad de mantener vivo el hábito de comprar música físicamente – .

Llegados a este punto el público estaba rendido a los pies de lo que estaba sonando en la sala: distorsión mezclada perfectamente con grooves setenteros – de una perpetua percusión – que iban más allá de como se grabó el álbum. Los sonidos que procedían de un Rhodes, junto a la circuitería del Moog que tocaba una joven y nueva Rufus, Manuela que también acariciaba los coros se fusionaban con la rítmica y espectacular batería que hacía que el conjunto sonara como una apisonadora especiada con reverberaciones siderales.

Me Has conocido en un Monento Extraño de mi vida y Polvo de Diamantes servían para continuar adentrándonos en lo nuevo de Rufus, junto a El Hombre de Otro Tiempo, Lafayette y la excelente Selene daban por casi finiquitado el viaje de lo que podía ser la aventura sónica, pero entonces Última Noche en la Tierra sirvió para abrir el baúl de los recuerdos musicales del álbum ‘Magnolia’, editado en 2017.

Y sin pausa y sin prisa remataron la fantástica actuación con Nebulosa Jade, Sé Donde van los Patos Cuando se congela El Lago, y el fugaz repaso a Loto con la ejecución de Un breve e insignificante momento en la breve e insignificante historia de la humanidad que sirvió como antesala de Río Wolf que cerró el concierto dejando satisfechos a todxs los asistentes que quedaron extasiados y rendidos a sus pies.

crónica by @ipopfmradio
fotos by @piratallucifer y @midamideta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IPOP EN MEDIO SOCIALES

A %d blogueros les gusta esto: