La Conquista del Oeste

Viernes, 11 de octubre, pusieron los pies en el Cafè del Teatre tres individuos con melenas y largas barbas, vestidos en camisetas vaqueras. Eran los Arizona Baby, que venían a presentar su último trabajo, Sonora, aparecido el año pasado, pero que no había podido ser presentado hasta ahora en Lleida. Y vinieron para conquistarla. A diez años de la publicación del Second to none, su primer trabajo con Subterfuge Records, los vallisoletanos han recorrido largas distancias y conducido por muchas carreteras, pasando por festivales y salas de todo el mundo.

En el concierto se mostraron agradecidos por llevar tantos años tocando la música que les gusta. Y tiene mérito, teniendo en cuenta que su andadura comienza por allá en 2003, aunque su primer material, Songs to sing alone, autoeditado, aparece dos años más tarde. Desde entonces, los tres de Valladolid han ido publicando diversos álbumes, incluso un compartido con Los Corona: Dos bandas y un destino, que dio como resultado un proyecto conjunto de ambas agrupaciones: Corizonas.

El camino hacia Lleida estaba ya allanado y cuando la actuación empezó, la sala ya estaba muy llena.El concierto empezó con Truth, uno de esos temas que nunca faltan en las actuaciones de la banda, para continuar con un Up Down Around Go, de su nuevo álbum. El sonido ya es diferente e inunda la sala: de la amaericana y el country puros y duros pasan a incorporar destellos indies que inundan toda la sala. A continuación, interpretaron otro nuevo tema de su trabajo: Videotapes, que hace referencia, según sus autores, a su adolescencia, que pasó entre cintas de vídeo –de allí el nombre del tema-, el espíritu grunge y las pizzas. No es de extrañar, pues, que el nuevo LP viniera justo en una caja de pizza como portada. Toda una sorpresa que hará delicias de los coleccionistas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Poco después sonaba Dieciséis toneladas, su única canción en castellano, original de Merle Travis, que la compuso por allá 1947, y versionada, a su vez, por todo bluesman que se precie. Esta fue una de las sorpresas que nos dejaron en su EP It Is Called Work. Walking contradiction dio un aire totalmente nuevo y melódico al concierto, una bocanada de aire fresco que podréis encontrar en Sonora, cuyos temas siguieron sonando después: siempre entre las raíces de la banda y la música indie, dependiendo del tema. Con Dirge volvieron a interpretar temas de sus primeros trabajos, para volver a su renovado estilo con Erase all lines. Make Believe sin duda hizo agitar al público. Uno de los mejores temas (junto con Walking Contradicion) que nos deja Sonora. Para acabar el concierto, cerraron con Shiralee, del Second to none.

El público disfrutó de un magnífico concierto, con un grupo que derrochaba actitud y virtuosismo musical a partes iguales. Se puede decir que Arizona Baby conquistaron Ponent.

Crónica by @enlatrincherafm
Photos by Carina Santiago @midamideta 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: