Saltar al contenido.

Kinki Boys llegan al poblado

El pasado 19 de junio teníamos una interesantísima cita en el Cafè del Teatre con Kinki Boys. Aunque era domingo, y ya algo tarde –casi las diez- cuando empezó el concierto, poder ver este trío bilbaíno era una gran oportunidad. En el 2018 Marga Alday, bajista de Moonshakers y Bonzos, y Vila, batería de Los Trogloditas, concibieron este nuevo proyecto, al que se les uniría el también ex-Troglodita Tony Pik. Al año siguiente grabarían un álbum homónimo de 12 temas. A esto se le sumó un EP ese mismo año y un nuevo siete pulgadas, aparecido en 2021, con cuatro canciones, llamado Nada. Para este nuevo trabajo, cuentan con un nuevo guitarrista Mikel García Mancho, que también ha pasado por numerosas bandas, como Putoasko, Mundo Matadero, Los Vibradores y Shöck. La combinación de estos tres miembros da lugar al grupo que vimos el domingo sobre el escenario y que tanto nos gustó.

Empezaron con El Poblao, que se inicia con unos misteriosos cánticos. Continuaron poco después con Vete, que como el anterior, también pertenecen a su único LP. El público era poco numeroso, pero seguía el contundente rocknroll del grupo con atención. En Amor Paranormal, Marga tomó la voz principal y el sonido se fue hacia las ondas más siniestras, con las que el grupo también bascula. Perdida o muerta iba también en esta línea más cercana al postpunk, aunque sin renunciar al guitarreo propio del punk, algo que el grupo sabe hacer a la perfección. Con Angustia volvieron a bajar el ritmo, con coros profundos y marcados. Siguieron con Armas de Destrucción y unos temas después sonó Veo Gente, uno de los temas insignias de la banda y que probablemente fuera el que el público más conocía. Justo después fueron con Frentes Abiertos, una pieza totalmente rocknrollera de Nada, su nuevo EP, y Mi Santidad, un nuevo tema que han estrenado hace pocos días.

Con Nada, un tema totalmente postpunk cantado por Marga, y Descanso Eterno, más acelerada, volvieron al último siete pulgadas que han publicado, para volver a su álbum, con Dímelo Tú. En los siguientes temas, No me amenaces y Nunca Sabrás, se adentraron en su primer EP, que fue lanzado con el álbum. Continuaron con Si algún día, con aires más animados y optimistas, que en el directo sonó genial y entra en nuestras canciones favoritas del grupo. No obstante, el concierto no había acabado allí: aún tocaron 9,8, con un sonido más lento, y Respira, el único tema que les quedaba por tocar de su último EP y que fue el punto y final de un gran concierto, aunque poco concurrido. Que las salas de la ciudad puedan seguir organizando conciertos hasta un domingo por la tarde y que los grupos que vienen se entreguen tanto como lo hicieron Kinki Boys el domingo es una suerte y algo a preservar por parte de la gente de la ciudad y sus alrededores. Larga vida a los Kinki Boys y al rocknroll.

crónica by @acratacappont – @fuegobaile
photos by @piratallucifer – Oriol Cárceles

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IPOP EN MEDIO SOCIALES

A %d blogueros les gusta esto: